Lleva a tu perro de camping

El cariño que le tenemos a nuestras mascotas es incondicional. Por ese motivo, cuando se acercan las vacaciones, nos sentimos un poco preocupados por si nuestra mascota no puede venirse con nosotros a pasar unos días fuera de la rutina y el tedio. Actualmente ya son muchas las personas que a la hora de viajar deciden llevarse a su animal de compañía con ellos, en vez de dejarlos con familiares o amigos. Si eres un amante del camping y de los animales, a continuación de te damos unos sencillos y útiles consejos sobre qué hacer si decides llevarte a tu perro de vacaciones.

Perros de camping

Preparación previa

Antes de ponernos en marcha es imprescindible comprobar que admiten perros allí dónde pasaréis vuestras vacaciones y tener localizado un veterinario cerca del lugar de destino, por si hubiera algún problema o urgencia con vuestro animal.

Para vuestra tranquilidad, es esencial que vuestro perro lleve el chip localizador con los datos de contacto del dueño, así si perdéis a vuestra mascota será más fácil dar con vosotros para devolvéroslo.

¿Cómo transportar a nuestro perro?

Vuestras mascotas deben ir seguras y cómodas en el coche. Accesorios cómo el transportin o arnés de seguridad os serán útiles. Es importante que el animal esté acostumbrado a ir en coche para que no se ponga nervioso o lo pase mal en largos viajes; podéis hacer pequeños trayectos para que se familiarize con la experiencia. Si nuestro perro es muy nervioso o no ha realizado muchos viajes, en las veterinarias venden tranquilizantes que pueden ayudar a que nuestra mascota no lo pase tan mal.

Transportin para perros

Y recordad que los animales, al igual que las personas, necesitan descansos durante el trayecto para estirar las patas, comer, beber y hacer sus necesidades.

La estancia durante las vacaciones

Os recomendamos que sigáis con su dieta habitual para evitar posibles afecciones digestivas. La alimentación y la hidratación son muy importantes. Dejad que vuestro también aproveche las vacaciones para correr por el campo o disfrutar del tiempo libre, al fin y al cabo, la ciudad estresa a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *